91 161 03 04 De 8:30 a 19 h
Furgoneta
De 8:30 a 19 h.
Teléfono

Categorías

Archivo del blog

> > > Cómo Elegir la Cerradura de su Caja Fuerte

Cómo Elegir la Cerradura de su Caja Fuerte

FlechaVolver

Martes, 28 de junio de 2016

Foto del artículo

Una de las características más importantes en una caja fuerte es su sistema de apertura y cierre. La elección de una cerradura acorde a nuestras necesidades es clave para lograr que tanto la seguridad como la funcionalidad de nuestra caja fuerte sean óptimas.

En ocasiones, algunos usuarios de cajas fuertes seleccionan el tipo de cerradura atendiendo únicamente a que sea un sistema seguro o bien a que su uso sea sencillo. Un sistema sencillo como la cerradura de llave pude ser altamente inseguro si no se custodian correctamente las llaves. Del mismo modo, un sistema seguro compuesto por llave y cerradura mecánica puede ser muy engorroso de utilizar si se requiere abrir y cerrar la caja varias veces al día.

Tampoco debemos olvidar que la calidad de la cerradura puede abaratar considerablemente el coste inicial de la caja fuerte pero suponer un gran problema de seguridad a la larga. Las cerraduras de baja calidad presentan habitualmente fallos debido a su diseño menos cuidado y a los materiales más baratos empleados en su fabricación.

En casos particulares, como en establecimientos especializados sujetos a las normativas oficiales (joyerías, tiendas de compro oro, administraciones de lotería, bingos, gasolineras, etc.), el tipo de cerradura viene determinado por dichas normas. Según el caso puede ser doble cerradura de llave, cerradura de llave mas electrónica con retardo y bloqueo, etc. Más adelante se detallan los aspectos a tener en cuenta en cada caso.

Sistemas de cierre con un solo tipo de cerradura

Presentes en cajas fuertes que únicamente emplean un tipo de cerradura para el desbloqueo y el bloqueo de la puerta. En muchas ocasiones se complementan con pomos, manijas o empuñaduras para accionar el sistema y abrir la puerta una vez desbloqueado.

Cerradura de Llave:

Las cajas fuertes con cerradura de llave son las que cuentan con el sistema más sencillo de todos, su sistema de apertura y cierre se acciona únicamente mediante el uso de una llave.

El nivel de seguridad no es necesariamente el menor, pues si la cerradura es de calidad y se custodian las llaves debidamente puede ser igual de efectivo que cualquier otro tipo de cerradura.

Ventajas: Su facilidad de uso.

Inconvenientes: La custodia y gestión de las llaves, pues si éstas se guardan en el mismo entorno donde está instalada la caja es muy probable que sean localizadas y empleadas para abrir la caja sin ninguna dificultad. Por este motivo se aconseja guardar las llaves de estas cajas en otra localización diferente a la de la instalación.

Cerradura de combinación mecánica:

Las cerraduras de combinación mecánica son posiblemente las más antiguas, junto con las cerraduras de llave, y son un sistema muy fiable que presenta un riesgo mínimo de avería.

En los casos más comunes su funcionamiento consiste en una serie de discos internos que han de disponerse de la forma adecuada mediante giros a derecha e izquierda de una ruleta externa. Una vez realizada la correcta sucesión de giros en ambos sentidos los discos se colocan en su posición correcta y permiten que se desbloque la cerradura de la caja mediante el giro de un pomo, una manija o de una llave en el caso de ser una cerradura compuesta.

Ventajas: Una de las grandes ventajas de este sistema es que no son necesarias baterías para su funcionamiento, por lo que su mantenimiento es más sencillo que el de las combinaciones electrónicas.

Inconvenientes: El uso de este tipo de cerraduras puede ser algo más engorroso que el del resto de sistemas al ser necesario memorizar el código numérico así como el sentido del giro de la ruleta.

Cerradura de combinación electrónica:

La cerradura de combinación electrónica es probablemente el sistema de cierre más avanzado que se puede emplear en una caja fuerte. Es sencillo de utilizar y fiable si se trata de una cerradura de calidad.

Su funcionamiento de cara al usuario es sencillo ya que únicamente es necesario introducir el código de seguridad usando el teclado numérico. De este modo la cerradura de la caja se desbloquea y se bloquea. El bloqueo y desbloqueo puede producirse de forma motorizada si la puerta cuenta con un sistema electrónico que abre la puerta, o bien de forma manual mediante el giro de un pomo o manija.

Algunas cerraduras más avanzadas cuentan con la posibilidad de realizar aperturas con diferentes usuarios. Esto permite un control exacto de las personas y momentos en los que se ha accedido a la caja.

Uno de los mayores temores de usuarios de cajas fuertes con cerraduras de combinación electrónica es como se abrirá la caja en el caso de que las baterías se agoten. Este inconveniente se solventa comúnmente de tres formas sencillas.

  1. Primer método: Es el menos seguro y consiste en el uso de una llave de emergencia que permite abrir la caja sin necesidad de introducir el código. Esto puede suponer que alguien que desconozca la clave desbloqué la caja sin dificultad si tiene acceso a la llave de emergencia.
  2. Segundo método: En el caso de cerraduras más avanzadas es posible realizar una apertura de emergencia mediante el suministro de energía con una batería externa. Así se puede usar la cerradura momentáneamente para abrir la puerta y cambiar las baterías agotadas del interior.
  3. Tercer método: Algunos tipos de cerraduras electrónicas presentan las baterías en la parte externa de la caja junto con el teclado numérico, lo que permite cambiarlas cuando se agoten sin necesidad de abrir la caja fuerte.

En los casos segundo y tercero es imprescindible conocer la contraseña para abrir la caja.

Ventaja: La principal ventaja frente a la cerradura de llave es que no necesitaremos depender de un elemento externo para abrir la caja fuerte, únicamente conocer el código de seguridad.

Inconveniente: Si no se trata de una cerradura de calidad puede ser vulnerable fácilmente a los ataques de personas experimentadas.

Cerraduras electrónicas con retardo y/o bloqueo horario:

Una variante avanzada de las cerraduras electrónicas convencionales son las que cuentan con la posibilidad de programar un bloqueo horario y retardo en la apertura. Estas funciones son utilizadas en los casos de cajas fuertes para establecimientos especiales que deben cumplir con la normativa vigente según cada caso.

Retardo programable de la apertura: Es empleado en cajas de cobro instaladas en empresas que manejan efectivo como las entidades de crédito, aseguradoras o empresas de seguridad privada. También es obligatorio su uso en establecimientos que deban contar por ley con equipos de registro de imágenes. Los equipos de grabación de vídeo deben estar custodiados en cajas de seguridad equipadas con cerraduras electrónicas con retardo. Por lo general este retardo es programable entre 0 y 99 minutos.

Bloqueo horario: Es empleado en cajas fuertes instaladas en joyerías, administraciones de lotería, bingos, etc., y permite programar una ventana de tiempo en el que la caja no podrá abrirse bajo ningún concepto ni aunque se introduzca el código de seguridad.

Las cajas fuertes certificadas para joyerías, administraciones de lotería, tiendas de compro oro, bingos, etc., tal como hemos comentado anteriormente, deben contar con ambos sistemas para cumplir con la normativa.

Cerradura biométrica:

Las cerraduras biométricas tienen la ventaja de no necesitar el uso de elementos externos como las llaves ni la memorización de códigos de seguridad.

Estos sistemas de cierre se desbloquean mediante el análisis de alguna característica física del usuario. Las más comunes emplean lectores de retina o sensores de huellas dactilares por lo que se garantiza el uso único de cada persona. Son cerraduras muy similares a las empleadas en los sistemas de control de acceso utilizados en algunos edificios y empresas.

Es un sistema caro que en cajas fuerte de uso doméstico aún no se ha desarrollado plenamente y salvo sistemas certificados pueden ocasionarse problemas de seguridad.

Ventaja: Solo es necesaria una característica física del usuario para desbloquear la cerradura.

Inconveniente: Las cerraduras biométricas fiables todavía son caras.

Sistemas de cierre compuestas por dos tipos de cerradura

El uso de dos tipos de cerraduras en un único sistema de cierre potencia enormemente la seguridad de la caja fuerte en la que está instalada. En cualquier caso será necesario disponer de las llaves y/o conocer las combinaciones secretas para poder abrir la caja según los sistemas instalados.

Cerradura de doble llave:

Las cajas fuerte provistas de sistemas de cierre con dos llaves requieren del uso de ambas a la vez para poder abrir la puerta de la caja. Es habitual que estas dos llaves de seguridad sean custodiadas por dos personas diferentes, lo que aporta un extra de seguridad a este tipo de cajas.

Este sistema se conoce también como cerradura de doble intervención y es muy empleado en casilleros de seguridad de bancos, hoteles, consignas, etc.

En estaciones de servicio y gasolineras es uno de los sistemas de cierre más empleados. La normativa vigente exige que la caja de grado IV empleada en la gasolinera disponga, como mínimo, de una cerradura de doble llave con el fin de necesitar la intervención de las dos personas encargadas de custodiar las llaves de seguridad.

Ventaja: Es necesario disponer de ambas llaves para abrir la caja.

Inconveniente: La custodia y gestión de las llaves.

Cerradura de llave + combinación mecánica:

Para abrir una cerradura de este tipo será necesario disponer de la llave y conocer la combinación secreta.

Ventaja: Es un sistema seguro y fiable que prácticamente no necesita mantenimiento.

Inconveniente: Su uso puede ser algo más engorroso que otras cerraduras al tener que gestionar la custodia de la llave y la memorización de la combinación.

Cerradura de llave + combinación electrónica:

Este tipo de cerradura es uno de los más empleados en cajas fuertes domésticas y para empresas. Es un sistema de apertura y cierre que ofrece las ventajas de sumar la seguridad de ambas cerraduras y la sencillez de uso de la llave y la combinación electrónica.

Durante el uso diario, si se requiere abrir y cerrar la caja con frecuencia, es posible dejar la llave puesta para facilitar su uso y de ese modo únicamente será necesario introducir el código de desbloqueo de la combinación electrónica. Al finalizar la jornada se debe retirar la llave y custodiarla adecuadamente.

Ventaja: Es un sistema muy seguro al ser necesaria la llave y el código de acceso.

Inconveniente: Si no se trata de una cerradura electrónica de calidad y dispone de llave de emergencia es posible abrir la caja con la llave habitual mas la llave de emergencia.

Conclusiones

Podemos concluir que para cada tipo de uso es recomendable un tipo de cerradura, pero siempre debe ser una cerradura de calidad y preferiblemente homologada.

Para cajas domésticas es recomendable el uso de cerraduras compuestas por llave + combinación electrónica, o simplemente con combinación electrónica si esta no tiene llave de emergencia.

En empresas el uso habitual de las cajas hace recomendable el uso de cerraduras electrónicas de calidad, sin llave de emergencia.

En el caso de establecimientos especiales será necesario conocer la legislación vigente para determinar qué tipo de cerradura es necesario en cada caso.

Categoria: Cajas Fuertes

Compartir:    Facebook Twitter Google+ LinkedIn Pinterest

 

 

Síguenos en:

Facebook
Twitter
Google
Linkedin
Youtube
Pinterest
   
...

Empresa autorizada Venta a Distancia
...

Empresa adherida a Arbitraje de Consumo

Cajas10

© Cajas10.com · contacto@cajas10.com · Calle de la Oca, 10 · 28025 · Madrid · Diseño web: Toma10

Vea también: Hosteleria10.com y Cajas10.com